Llama gratis WhatsApp

logo easyfiv

Te explicamos las diferencias entre esterilidad, infertilidad y subfertilidad

A la hora de hablar de los tratamientos de fertilidad, hay varios conceptos que están relacionados y que pueden parecer lo mismo, pero no lo son. Nos referimos a la infertilidad, la esterilidad y la subfertilidad. Entre ellos hay diferencias, por lo que no signifcan exactamente lo mismo y, en función del diagnóstico, podemos recurrir o no a la reproducción asistida. En este post queremos mostrarte qué signifca cada una de estas palabras y qué implican a la hora de tener un bebé.


La infertilidad y la esterilidad no significan lo mismo

Como hemos mencionado, al referirnos a estos conceptos solemos englobarlos como si fueran lo mismo, sin embargo, existen diferencias entre ellos. Son palabras que suelen aparecer cuando una pareja desea tener un hijo y su búsqueda se complica o comienza a demorarse. Por lo tanto, aunque ambos términos estén relacionados con la difcultad para concebir, se utilizan para casos diferentes.

¿Qué es la esterilidad?

La esterilidad se defne como la incapacidad para concebir. Esto ocurre cuando una pareja mantiene relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos de manera habitual y no consiguen concebir. Es decir, el óvulo no se fecunda, por lo que estamos ante un problema de esterilidad.

Se considera que existe un  problema de esterilidad cuando se realizan relaciones sexuales sin anticonceptivos en el período de un año y no se ha logrado el embarazo. Y podemos  diferenciar entre esterilidad primaria y secundaria, siendo la primera cuando la pareja no ha logrado hasta el momento ninguna gestación, mientras que la  secundaria se refere a la esterilidad que aparece después de haber tenido un hijo. Entre sus causas, encontramos problemas relacionados tanto con el hombre como con la mujer, o bien con ambos simultáneamente.

¿Qué es la infertilidad?

Por otro lado, esta palabra se refere a la imposibilidad de consumar la gestación de manera correcta, es decir, a la incapacidad de que se produzca el nacimiento de un bebé sano. En estos casos ocurre que un espermatozoide puede fecundar un óvulo y conseguir el embarazo, pero la gestación no evoluciona como debería. Este problema está relacionado entonces con un problema de infertilidad.

Normalmente, se considera problema de infertilidad cuando se producen tres o más perdidas reproductivas, por lo que en estos casos se recomienda la realización de un estudio. Al igual que en los casos de esterilidad, distinguimos dos tipos, la primaria y la secundaria, que ocurren de igual forma.

Debemos distinguir también el concepto de subfertilidad

Asimismo, puede darse el caso de subfertilidad, que se produce cuando el proceso de concepción está tardando un poco más de lo habitual. Este problema se da en situaciones en las que la pareja ve reducidas sus posibilidades para tener un bebé por una serie de trastornos. En cuanto a las causas, estas pueden ser masculinas, femeninas o una combinación de las dos.

Cabe destacar que más del 90 por ciento de las parejas que intentan tener un hijo manteniendo relaciones sexuales sin protección consiguen el embarazo aproximadamente a los 12 meses de intentarlo. Por lo tanto, el período de espera suele contemplar un año. En el caso de que en este tiempo no se consiga el embarazo, la pareja debe someterse a un estudio de fertilidad para analizar los posibles motivos por los que no se logra el embarazo.

Por lo tanto, ahora que te hemos explicado cada uno de los conceptos, podemos aclarar que no son lo mismo. En uno de los casos la pareja no puede concebir, y en el otro, la pareja concibe, pero la gestación no es evolutiva. Conocer dónde reside la difcultad o el problema a la hora de conseguir el embarazo es fundamental a la hora de recurrir a la reproducción asistida en una clínica de fertilidad. De esta forma, el tratamiento se puede enfocar correctamente para intentar solucionar el problema empleando una u otra alternativa.

¿En qué casos se recomienda acudir a clínicas de fertilidad?

Si te encuentras en una de estas situaciones, acudir al ginecólogo o a una clínica de fertilidad es el mejor consejo que te podemos dar. Así, el profesional estudiará tu situación e intentará solucionar el problema. Al hilo de ello, conviene señalar que se suele acudir a la reproducción asistida cuando se producen casos de infertilidad, ya que las probabilidades de concebir son mayores que en los otros casos.

Si se padece de un problema de esterilidad o subfertilidad, será el especialista quien estudie cada caso y contemple la gravedad de los mismos. Por tanto, el tratamiento de fertilidad puede variar en función de cada caso personal.

En defnitiva, dependiendo de cada caso, se recurrirá a distintos tratamientos de fertilidad y/o reproducción asistida. Siempre te recomendamos que acudas al ginecólogo para que estudie tu situación y te ayude a encontrar la solución que te permita concebir un hijo. En EASYFIV nos preocupamos por nuestros pacientes, por lo que siempre intentamos ayudarles estudiando profundamente cada caso. Te animamos a acudir a una primera visita con nosotros (que puedes reservar en este enlace) para darte la mejor solución y resolver todas tus dudas.

Clínica fertilidad Madrid centro Calle de José Silva, 17 - 28043 - Madrid

Clínica fertilidad Alcalá de Henares Avenida de Miguel de Unamuno, 27, local 3 (frente al C.C. Alcalá Magna) - Alcalá de Henares - 28006 - Madrid

Clínica fertilidad Barcelona POLICLÍNICA DE BARCELONA - C/Guillermo Tell, 4 - 08006 Barcelona

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí. Aceptar