Llama gratis WhatsApp

logo easyfiv

El consumo excesivo de ácido fólico en el embarazo puede ser negativo

Los autores de este nuevo estudio realizado en la Universidad de Hopkin concluyen que consumir mucho ácido fólico puede aumentar los riesgos para el futuro pequeño de padecer autismo

Cualquier mujer que sea o hay deseado ser madre ha oído hablar de  el ácido fólico, conocido también como vitamina B9. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es que "todas las mujeres, desde el momento en que comienzan a intentar quedarse embarazadas hasta las 12 semanas de la gestación, deben tomar suplementos de ácido fólico (400 μg de ácido fólico al día)".
Pero a pesar de estas recomendaciones, una nueva investigación realizada en la Universidad de Hopkins (Baltimore, Maryland) añade un dato preocupante. Los autores de este nuevo estudio concluyen que consumir mucho ácido fólico puede aumentar los riesgos para el futuro pequeño de padecer autismo. Exactamente los investigadores hallaron que si una madre tiene un alto nivel de folato -vitamina B que se encuentra principalmente en frutas y verduras- en sangre, justo después de parir -como cuatro veces más del recomendado-, el riesgo de que su hijo padezca un trastorno del espectro autista (TEA) es el doble con respecto a aquellas madres que tienen unos niveles normales de este componente. Así mismo, aquellas que tienen altos niveles de B12 triplican el riesgo a desarrollar un TEA. Si tuvieran los dos factores muy altos, esta predisposición aumentaría 17,6 veces, explican en un comunicado. Este trabajo se presenta esta semana en el Congreso Internacional de Autismo y Trastornos del Desarrollo 2016, que este año se celebra en Baltimore.
La muestra para la investigación fue de 1.391 madres que habían dado a luz entre los años 1998 y 2013 y se les hizo seguimiento. Los resultados indicaron que una de cada 10 tenía niveles excesivos de ácido fólico y 6 de cada cien presentó niveles altos de vitamina B12. Los autores señalan como causas tomar demasiados suplementos vitamínicos o que algunas mujeres están genéticamente predispuestas a la absorción de mayores cantidades de folato, un metabolismo más lento o una combinación de ambos.
“Tomar dosis adecuadas de ácido fólico tiene un efecto protector”, tranquiliza la doctora M. Daniele Fallin PhD, directora del Centro Klag Wendy para el Autismo y Problemas del Desarrollo, en el mismo comunicado. “Durante años, hemos creído que una deficiencia de este componente en mujeres embarazadas era perjudicial para el desarrollo del feto. Con este estudio, también hemos descubierto que cantidades excesivas también producen daño. Hay que conseguir el equilibrio”, añade. “Hay que hacer más estudios a este respecto, al fin de determinar cuánto ácido fólico debe consumir una mujer durante el embarazo para presentar niveles óptimos de folato en sangre que aseguren la salud de su descendencia”, concluyen.
Según la OMS, 21 de cada 10.000 niños que nacen en el planeta padecen autismo, cifras que llevaron en 2008 a declarar el 2 de abril como el Día Mundial de esta enfermedad. Ya en Estados Unidos, uno de cada 68 niños nace con autismo. El trabajo se presenta esta semana en el Congreso Internacional de Autismo y Trastornos del Desarrollo 2016, que este año se celebra en Baltimore.
Para EasyFIV la recomendación de la Organizción Mundial de la Salud sobre las bondades del ácido fólico siguen vigentes, pero estos nuevos estudios llevarán a un mayor control que impida un consumo excesivo. 

Clínica fertilidad Barcelona POLICLÍNICA DE BARCELONA - C/Guillermo Tell, 4 - 08006 Barcelona

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí. Aceptar